Ocho reglas que deben seguir los profesores en las redes sociales




En las redes sociales no hay privacidad para nadie. Pero algunas personas tienen que ir con mucho más cuidado que otras a la hora de plasmar en la red retazos de su vida. Su puesto de trabajo les va en ello. Entre los oficios cuyos profesionales no se enmarcan en la categoría de personajes públicos, el de los profesores es uno de los más sensibles a las interpretaciones capciosas sobre los contenidos que se comparten en Internet.

En poco tiempo han salido a la luz casos como el de una profesora despedida del instituto en el que impartía clases de inglés tras hacerse viral un vídeo en el que bailaba twerking, una variante más “sexy” del reaggeton; el de otra docente, en Inglaterra, que perdió su puesto por compartir en su muro de Facebook fotografías de su otro trabajo comomodelo de lencería; o, más cerca, el del profesor de la UB al que le rescindieron el contrato por insultar a la CUP y a sus votantes desde su cuenta de Twitter. Una profesora fue despedida de un centro educativo en México por participar en un concurso de 'twerking'

Víctor Puig, especialista en gestión de la reputación online y socio director de la agencia Zinkdo, opina que los centros educativos deberían desarrollarguías de actuación en las redes sociales dirigidas a sus empleados, algo que no es habitual, ni en las instituciones educativas ni en muchas otras empresas u organizaciones. Para este experto, estas pautas serían una buena herramienta por dos motivos: “El primero, para abrir una reflexión dentro de la organización sobre cómo nuestro comportamiento personal en las redes sociales puede afectarnos a nosotros, como profesionales, y a la institución donde trabajamos; y en segundo lugar, para que los profesionales no puedan decir que no han visto ninguna normativa o consejo sobre este tema, una medida que debería proteger la reputación del centro educativo o empresa”.

Ramon Font, portavoz de USTEC (Sindicat de l’Ensenyament públic de Catalunya), corrobora que en los centros públicos catalanes no existen pautas concretas de uso de los medios sociales dirigidas a los profesores, “sólo la recomendación de actuar con sentido común y prudencia”. En cualquier caso, los casos de despido por esta causa en Catalunya son anecdóticos, según el delegado sindical del sector público de la Enseñanza. Y por otra parte, algunas de las casuísticas antes mencionadas (como el caso de las profesoras despedidas por filtrarse en la red un vídeo sobre el concurso de baile en el que participó durante sus vacaciones o sus fotografías como modelo) “no serían motivos procedentes de despido en la Enseñanza Pública”.

Los profesores deben ser conscientes de que dentro de su comunidad son personajes públicos


“A un maestro se le debe juzgar por la labor que hace en el centro”, comenta Font, “siempre y cuando, obviamente, no cometa actitudes delictivas en las redes sociales, como, por ejemplo, realizar comentarios xenófobos”, aclara.

The American Board, una organización americana sin ánimo de lucro que otorga certificaciones de cualificación de los maestros para dar clases, propone en su blog algunas reglas sobre el uso y comportamiento de los profesores en las redes sociales.

1. Infórmate sobre las guías de actuación o recomendaciones en los medios sociales de la escuela, municipio o estado en el que trabajas. “Siempre pesará más la responsabilidad de quien publica el contenido que de quien lo ve: son los profesores los que deben vigilar, ya que su reputación personal está íntimamente ligada a su papel como educadores”, añade Víctor Puig

2. No tengas a tus alumnos como amigos o seguidores en tus cuentas sociales. Hay redes sociales donde los profesores pueden evitar ser contactos de los alumnos (como en Facebook, donde es recomendable esta prevención) y otros donde es más complicado (como en Twitter o Instagram) sobre todo si los alumnos utilizan nombres de usuario que no sean sus nombres reales. Una opción es autoimponerse la norma de aceptar sólo a exalumnos.

3. Sé cuidadoso a la hora de escoger tu imagen de perfil. No es conveniente, por ejemplo, mostrar fotografías en las que se esté consumiendo alcohol, ni por supuesto drogas, ni tampoco realizando gestos que puedan ser interpretados como obscenos o de mal gusto.

4. No es necesario informar sobre el centro al que se está afiliado. Basta con una fórmula más neutra, del tipo “profesora de Primaria en Barcelona”. Tampoco conviene mencionar tu escuela en tus comentarios en las redes sociales.

5. Tampoco geolocalices tu actividad en la redes sociales cuando estés en la escuela. Eso facilitaría que tus alumnos encuentren tus cuentas.


6. Mantén como privada tu cuenta de Instagram y no te confíes con Snapchat. Recuerda que, aunque los posts de Snapchat desaparecen poco tiempo después de ser publicados, es posible realizar una captura de pantalla de un ‘Snap’ en su corto período de vida.

7. No te quejes de tu trabajo en tus cuentas sociales…ni mucho menos critiques a tus alumnos. Guárdate tus pensamientos para tu esfera privada fuera del entorno online.

8. Nunca compartas fotografías de tus alumnos en tus redes sociales. Los derechos de intimidad de los menores es uno de los pocos ámbitos que sí están regulados, y en algunos casos de manera estricta. Cada padre tiene sus propias ideas sobre la conveniencia o no de que sus hijos aparezcan en fotografías accesibles a través de Internet. Mejor evitar confusiones.

En definitiva, tanto los profesores como los profesionales de otros ámbitos, y las personas adultas en general, deben ser conscientes que la libertad de publicar en los redes sociales no deja de ser también un ejercicio de responsabilidad: “Cualquier persona que en su trabajo tenga que hacer visible su nombre, como un profesor pero también un directivo, un autónomo, un médico o un comercial, debe saber que sus alumnos o sus clientes querrán saber quién es, y lo googlearán, seguro, un día u otro”, comenta Víctor Puig.


“Hay temas sobre los que es fácil opinar (política, fútbol, los productos y servicios que consumimos) y que nos generarán simpatías y antipatías, y cuanto más asertivas sean nuestras opiniones, más radicales serán estos sentimientos (…). Los profesores deben ser conscientes de que dentro de su comunidad son personajes públicos y que eso les debe hacer pensar en qué publican y qué no deberían publicar”, concluye el director de la agencia Zinkdo.

¿ESTAS PREPARANDO LAS OPOSICIONES DE EDUCACIÓN INFANTIL? PUES NO LO DUDES MÁS. ENTRA EN WWW.OPOSICIONINFANTIL.COM . ESTA PAGINA CONTIENE MATERIALES EXCLUSIVOS PARA LAS OPOSICIONES DE INFANTIL. ENCONTRARÁS TEMARIOS, PROGRAMACIOMANES, SUPUESTOS, PROYECTOS, DEFENSA PROGRAMACIÓN, ETC.




....................................................


NUESTROS MATERIALES PARA LAS OPOSICIONES EN LAS PRINCIPALES PLATAFORMAS
ACCEDE A NUESTROS CANALES DE BUBOK, LULU, CASA DEL LIBRO